VIVIR CONSCIENTES

sunset-1331088__340

¿Qué porcentaje de nuestra vida es consciente? Y ¿qué porcentaje es automático?

¿Cuánta parte de nuestro día vivimos en piloto automático? ¿De qué trozo del día somos totalmente conscientes?

¿Te preguntaste esto alguna vez?

Hay cosas, o actividades de nuestro día a día que con el tiempo se vuelven “rutina” y por lo tanto, se vuelven automáticas. Perdemos la consciencia de cosas tan importantes o imprescindibles como “respirar”, es imposible vivir sin respirar sin embargo a veces respiramos sin vivir, es decir, solo respiramos, sin vivirlo, sin sentirlo, sin estar presentes a este acto tan “vital” para nuestro organismo, para nuestro cuerpo.

Si pudiéramos tan solo un momento parar y respirar deliberadamente, de forma consciente, sintiendo cómo entra el aire a nuestros pulmones y los purifica, y sintiendo cómo vuelve a salir como en una danza mágica, magistral, sublime. Si pudiéramos respirar de forma completa, y sentir su magia, estaríamos agradeciendo cada día el hermoso regalo que es poder “respirar por nosotros mismos”.

Perdemos también la consciencia de nuestros sentidos, de nuestro cuerpo, de la posibilidad de movernos libremente, de nuestro lenguaje, de la posibilidad de comunicarnos con facilidad, de hacernos entender, de la capacidad de sentir, de emocionarnos, de hacer lo que nos gusta. Es como si todo esto, fuera algo obvio, y algo que debería ser así, si o si. Y nos perdemos la posibilidad de agradecer cada regalo, cada oportunidad, cada capacidad, cada sentido, cada movimiento.

¿A qué cosas prestamos atención? ¿Y qué cosas ya ni nos damos cuenta?

Cuando nos lastimamos alguna parte del cuerpo, algún musculo, o hueso, y nos vemos obligados a hacer reposo y sentimos las limitaciones, ahí si nos volvemos conscientes de la importancia de esa parte del cuerpo, y de cuánto la necesitamos en nuestro día a día.

Cuando sufrimos un accidente y partes del cuerpo se ven afectadas, nos damos cuenta de la importancia de esas partes del cuerpo, y la valoramos más.

La vida nos robotiza, el día a día nos vuelve seres automáticos, la escuela nos quiere construir según un molde pre establecido, en el trabajo generalmente nos regulan las posibilidades de crear y de generar ideas, ya que hay que seguir el manual de procedimiento. Y todo esto contribuye a seguir en estado de “inconciencia”, “piloto automático”, o como quieran llamarlo.

Ojalá vayamos despertando poco a poco, vayamos descubriendo que somos seres privilegiados, que estamos vivos, que somos capaces de cualquier cosa que nos propongamos, que podemos escribir nuestro propio camino, que podemos romper esquemas, cerrar ciclos, inventar, crear, construir la vida que queremos, de la manera que más nos guste y con las personas que elegimos.

Contamos con una máquina perfecta que es nuestro cuerpo, cuidémoslo, valorémoslo, porque es el hogar que nos está acogiendo en este camino que es la vida.

Despertar a la conciencia, vivir despiertos y presentes, siendo testigos de esta maravillosa experiencia que es la vida es una oportunidad hermosa que vale, así que GRACIAS GRACIAS GRACIAS!!

Gracias por cada respiración consciente y pura.

Gracias por mi cuerpo, mis oídos, mis ojos, mi lengua, mi boca, mi cabeza, mis brazos, manos, piernas y pies.

Gracias por que mi corazón funciona a la perfección.

Gracias por que cada órgano de mi cuerpo está trabajando coordinadamente para mantenerme sana.

Gracias por las noches de descanso y sueño en paz.

Gracias por los momentos compartidos con mis hijos, con mis padres, mis hermanos, mi esposo, mis sobrinos, mi familia.

Gracias por mi hogar, por el calor de mi hogar.

Gracias por el amor que doy y recibo día a día.

Gracias por mis ganas de escribir y mi posibilidad de hacerlo.

Gracias por lo que hago con mi vida, porque yo lo elijo.

Gracias por la salud mía y de mi familia.

Gracias por la amistad.

Gracias por el agua, la tierra, el cielo, el mar, los pájaros, las nubes, la lluvia, la brisa, los arboles, las plantas, los animales, el sol, la luna.

Gracias por las estrellas que no paran de brillar para recordarnos que nosotros también podemos brillar. por los sonidos, los olores, los colores, los sabores de la vida.

Gracias Gracias Gracias!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s