¿Dónde se esconden nuestros sueños?

Imagen

Durante nuestra niñez y también de jóvenes, nos pasamos la mayor parte de nuestro tiempo creando y desarrollando una fascinante visión de nuestro futuro. Nos permitimos volar y crear innumerables cosas que nos gustarían alcanzar, o estudiar, o experimentar, o vivir.

Cuando somos niños sentimos que todo es posible, tenemos una libertad sin límites para inventar, crear, experimentar, descubrir, imaginar.

Cuando somos niños, tenemos el alma y el corazón a flor de piel, y de ellos brota una inmensa seguridad y confianza por lo bella que es la vida, y lo hermoso que se viene.

 Y a medida que vamos creciendo, la educación, la sociedad, la familia, la iglesia, nos va direccionando hacia lo que se “espera de nosotros”, lo que “debemos hacer”, lo que es “correcto” e “incorrecto”,  y poco a poco y sin darnos cuenta nuestros sueños se van quedando de lado, porque pocas veces encajan con lo que se espera de nosotros, y van quedando guardados en algún lugar, de nuestra mente, van quedando archivados en el baúl de los recuerdos, o tal vez, el baúl de los olvidos.

Se van guardando como algo para hacer en “un mundo ideal, o un mundo soñado, de fantasía”. Nos dejamos llevar por las opiniones de los demás como si fueran ellos los protagonistas de nuestras vidas. Escuchamos consejos, sobre lo que se debe hacer en la vida, sobre las profesiones que tienen mas “salida laboral”, que son “mas rentables” o en donde se gana dinero con mayor facilidad. O lo que es peor, nos vemos en la obligación de continuar con la empresa familiar, porque nuestros padres, abuelos y antepasados han hecho un gran esfuerzo para sacar adelante la empresa, y nos sentimos presionados a seguir el mismo camino, por miedo a perder el respeto, el cariño, o la estima de nuestra familia.

Tan fuerte suenan los ruidos de afuera, que ya casi no escuchamos a nuestro sonido interior, a nuestra voz, a nuestra intuición, a esa sabiduría que cada uno posee.

Finalmente, elegimos un camino, (un trabajo o una carrera), poniendo la atención “afuera”, o analizando solamente  algunos criterios que tienen que ver con la carrera en sí, o con las posibilidades laborales que me dará esa carrera. Elegimos el trabajo que se ajusta mejor a nuestro horario, a nuestra rutina, a nuestra vida, etc.

Raramente, elegimos nuestra carrera focalizándonos “adentro” en “nuestro interior”, raramente atendemos a nuestra intuición, a esa voz interior que sabe lo que me gusta, reconoce lo que me hace feliz, entiende de mis potencialidades y fortalezas, conoce mis sueños.

Solamente algunas personas tienen el valor, la fortaleza, la apertura mental y la libertad de mantenerse firmes en sus creencias y perseguir sus sueños. A veces, esos sueños, los hemos escondido tanto, que ya no los encontramos, y van pasando los años, y aunque a veces nos vuelva un pequeño recuerdo, enseguida lo ocultamos, porque no se alinea al “estandarte”, o porque escuchar a los sueños, a veces signifique salir de nuestra zona de confort, dar un salto al vacío, y lanzarnos a vivirlos. Porque para salir de la zona de confort, debemos hacer y pensar las cosas diferente, y eso muchas veces genera incertidumbre, inseguridad, y entonces elegimos mantenernos en donde estamos, aunque eso signifique no sentirnos plenos, felices, y libres. Simplemente significa, mantenernos cómodos.

¡¡Si tan solo pudiéramos abrir el baúl de los recuerdos, destapar los sueños, dejarlos salir, escucharlos, sentirlos, abrazarlos!! ¡¡Que hermoso sería que pudiéramos regalarnos la posibilidad de hacer lo que nos gusta todo el tiempo!! ¡¡Que lindo sería que nuestro corazón salte de alegría día a día porque me conecto con mi esencia, con lo que me hace feliz, con lo que me motiva!!

Solo es cuestión de atrevernos a soñar, la vida es corta, y merecemos vivirla al máximo, disfrutarla, amarla, aprovecharla, sentirla.

Mi vida es mía, tu vida es tuya, no permitamos que nos la arrebaten, no permitamos que nuestra vida sea planeada por alguien más que no sea yo. Yo, y solo yo, soy el protagonista principal de mi vida, y solo yo decido y elijo cómo vivirla.

¡¡¡Animate a crear tu realidad!!! ¡¡¡Tu tienes el poder!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s