UNIVERSO COMPARTIDO

948

Me encantó esta frase que leí hace unos días, creo que en realidad lo que leí decía “Universo exclusivo” y hablaba de la intimidad emocional que es un factor primordial en la relación de pareja, uno de los pilares más importantes en donde se funda el AMOR, la relación, y me quedé analizando la frase porque muchas veces confundimos este concepto y vivimos años viviendo en una intimidad entre comillas con alguien, y realmente estamos demasiado alejados de vivir eso.

Yo le cambié a la frase y cambié la palabra exclusivo, por compartido, creo que cuando en una pareja existe esa verdadera intimidad emocional, se crea un universo compartido, y cuando formas parte de esta relación ambos pueden sentir que forman parte de un universo que es compartido por los dos, un universo que es solo de los dos, con un código especial, con un lenguaje corporal particular, en donde existe una confianza absoluta, una complicidad, una alianza tan profunda que genera un espacio en donde se puede compartir todo, en donde se puede hablar desde el corazón exteriorizando ideas, dudas, miedos, sueños, preocupaciones, penas y alegrías. Cuando existe esta intimidad emocional, muchas veces las palabras sobran, con solo mirar al compañero, podemos detectar perfectamente su estado emocional, o podemos detectar señales que el resto de las personas no lo hacen.

Cuando encuentras a la persona con la cual sentís que podes llegar a ese grado de intimidad emocional, se abre algo dentro tuyo, esta intimidad le da sentido a tu mundo interior, y te sentís valorada, contenida, amada, y todo esto propicia la formación de ese universo compartido, que a la vez es exclusivo, solo de los dos. Esta intimidad hace que al alejarte físicamente de tu pareja, igual lo sientas tan cerca, igual lo sientas dentro, es una sensación hermosa que te llena de vida.

Si hay algo que fui descubriendo con los años, es que cada uno es responsable de todo lo que le pasa, cada uno es el protagonista de su propia vida, no podemos culpar a nada ni a nadie que esté afuera, con esto no niego que somos seres sociales, y que lo que el otro hace me afecta, pero la manera con la que yo recibo lo que hace el otro, o qué hago yo con lo que hace el otro, depende de mí. Eso nadie me puede quitar, yo tengo la potestad sobre mi vida. Me costó mucho tiempo entender esto, porque generalmente todos tendemos a buscar culpables cuando surgen problemas, o nos pasamos buscando “afuera” la causa de nuestros problemas, y con eso perdemos el contacto con nosotros mismos, nos cuesta mucho mirar y analizar los problemas desde nosotros, nos cuesta mirarnos, distinguir lo que nos pasa, y centrarnos en nuestras emociones, en nuestras creencias, en nuestras sensaciones, en nuestras interpretaciones de la vida. Es un ejercicio muy lindo que debemos aprender a realizar, porque de lo contrario nuestra vida dependerá siempre de los otros, de lo que pasa afuera, y no debería ser así.

Uniendo un poco las dos ideas, la de intimidad emocional, y ésta última, cuando me imagino esto del universo compartido, creo que en este espacio se da naturalmente esa distinción entre yo y el otro, mi mundo interior y el tuyo, ya que yo le acepto y le reconozco al otro como legítimo y le respeto en su esencia.

Me encanta poder estar disfrutando hoy de ese universo compartido, lo estoy descubriendo ahora, medio grande ya, después de haber vivido casi 12 años en pareja, pero creo que nunca es tarde, cada persona tiene que vivir su proceso, cada persona tiene que andar su camino, y por suerte tenemos la posibilidad de ir aprendiendo en la convivencia.

Vamos aprendiendo de todas nuestras experiencias, y eso es lo valioso de la vida, quiero seguir aprendiendo, creciendo interiormente, quiero atravesar todos los niveles y algún día poder desarrollar mi plano espiritual y profundizar en eso. Creo que por ahora sigo descubriendo e investigando en el plano de la mente y la emoción, y me falta todavía andar mucho por esta vía, pero no quiero perder de vista mi desarrollo espiritual, quiero crecer mucho espiritualmente y llegar a ese otro nivel en donde no existen ni el tiempo ni el espacio.

Por ahora quiero disfrutar del momento de la vida en que me encuentro, quiero fluir en todo lo que haga, quiero fluir con mi pareja, quiero fluir como madre, como profesional, y disfrutar, ser consciente de lo que me está tocando vivir, y estar presente la mayor parte del tiempo posible a mi cuerpo, a mis emociones y por ende, a los demás.

GRACIAS A LA VIDA!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s